• Mémoire
  • Mémoire

    Dicen que lo que sucede en nuestra infancia nos marca para siempre. Lo que vivimos durante ese corto periodo de nuestras vidas genera actitudes y características de nuestra personalidad que nos hace quienes somos hoy.

    La importancia de los recuerdos, de nuestra memoria, es algo que muchas veces subestimamos. Un camino construido con retazos del pasado, de cuando eres niño y disfrutas de las cosas pequeñas: recogiendo conchas en la orilla del mar, jugando con tu madre o posando para una cámara desechable.

    Si miramos a nuestra infancia encontraremos que ellas, nuestras madres, siempre han estado presentes. Son la piedra angular en la complicada construcción que es nuestra personalidad. Incluso antes de pisar, ver y oler este mundo hemos estado con ellas.  Nos protegen, nos arropan y nos dan un amor incondicional que dura para siempre.

    Pocas cosas pueden presumir de ser atemporales, de llevarnos atrás en el tiempo y sacar a relucir los recuerdos. Las joyas son guardianas de la memoria. Nos permiten recordar y encontrar el camino hacia el pasado, el anhelo y la nostalgia.

    La vida y sus necesidades puede llevar a alejarnos de lo que más queremos, pero, como el ave que emigra en busca del sol, la memoria siempre nos mantiene unidos, llevándonos de vuelta a casa.

    1 Comentario

    1. abril 23, 2018 / 4:49 am

      Tengo algunas cosas de ustedes , ahora lo que más me gusta es el conjunto que tenéis de anillo y pendiente con piedra verde

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *